Tejidos que protegen del sol

tejidos solNosotros seguimos erre que erre con uno de los temas que más nos preocupan: la exposición al sol y es que como hemos comentado en otras ocasiones el sol es el responsable del fotoenvejecimiento.

Envejecimiento es el proceso por el cual cualquier órgano del cuerpo disminuye su función y su capacidad de reserva, incluyendo la piel.

Fotoenvejecimiento es cuando a este proceso natural, se agregan los daños inducidos por la exposición crónica a los rayos ultravioleta que desencadenan la mayor parte de los cambios en la apariencia de la piel asociados a la edad.

El proceso de fotoenvejecimiento incluye daños en la piel que se traducen clínicamente en piel delgada, arrugas, cambios en la coloración con un aspecto amarillento, manchas blancas ovales o redondas, manchas oscuras irregulares, apariencia coriácea (de cuero), vasos sanguíneos visibles (telangiectasias), entre otras.
También se acompañan de la aparición de lesiones benignas o tumores malignos como carcinomas o melanomas.

Casi nada ¿verdad?

De más está volver a apuntar a la importancia de la prevención y la utilización de fotoprotectores que protejan la piel.

Hoy no vamos a hablarte de cremas si no de tejidos. ¿has oído hablar de ellos?

Actualmente hay una industria muy potente de tejidos, se trata prendas con la protección solar incorporada, generalmente diseñadas por marcas deportivas.

Los tejidos de estas prendas suelen tener aditivos cerámicos o minerales, como el óxido de titanio, que hacen que reflejen la luz.

“Los nuevos tejidos preparados para proteger frente al sol, identificados con las siglas UPF (Utraviolet Protection Factor), permiten mejorar los resultados de protección que nos proporcionan las cremas fotoprotectoras. Debemos recordar que las pantallas de fotoprotección tópicas protegen del sol un máximo de dos horas desde su aplicación, por lo que este tipo de tejidos pueden ayudar a evitar quemaduras en esas fases en las que la renovación de la crema no se produce con la frecuencia recomendada.

Qué hay que tener en cuenta:

1. El tejido cuanto más tupido, mejor.

2. El tipo de fibra influye en la permeabilidad de los rayos UV. “La más protectora es el poliéster y la menos, el algodón”

3. Los colorantes pueden influir mucho en la permeabilidad de UV en los tejidos: el UPF de un textil es tanto mayor cuanto más oscuro es el tono.

4. El UPF de una prenda mojada puede ser significativamente menor que una seca.
Olvídate de las camisas de algodón o lino, ya que tienen factores de protección tan bajos que los descarta como artículos con capacidad de protección.

Martos Bances, medicina estética en Tenerife

botonconsultanos