Rehidratación facial

Técnica destinada a mejorar la piel de la cara y el escote mediante la utilización de vitaminas, oligoelementos, aminoácidos y ácido hialurónico; que se aplican con microinyecciones de escasa profundidad. Se realiza en todas las zonas dañadas por el fotoenvejecimiento: cara, cuello, escote e incluso manos, produciendo un efecto acumulativo y progresivo de nutrición e hidratación. Reafirmando y aportando a la piel los nutrientes que pierde en el día a día, por los múltiples agentes externos e internos que la dañan.

Dado el efecto antirradicales libres del ácido hialurónico, se convierte por tanto, en un excelente agente terapéutico y preventivo.

Se recomiendan 3 a 4 sesiones de choque (espaciadas unas 2 -4 semanas) y unas sesiones de mantenimiento cada 2 -3 meses, en función de las necesidades de cada paciente.