Redensificación

No se habla de otra cosa en las revistas especializadas: la redensificación,  un nuevo tratamiento para la corrección y prevención del envejecimiento cutáneo que activa las funciones de las células de la piel proporcionando una mejora en textura, luminosidad, elasticidad e hidratación.

Redensificación

 

 

¿En qué consiste la redensificación?

La redensificación es un nuevo tratamiento para la corrección y prevención del envejecimiento cutáneo que activa las funciones de las células de la piel proporcionando una mejora en textura, luminosidad, elasticidad e hidratación.
No solo reestructura y regenera la piel, atenuando arrugas y proporcionando mayor firmeza y elasticidad, sino que además tiene efecto antioxidante, previniendo así el fotoenvejecimiento y tratando las manchas a la vez que hidrata en profundidad.

La ventaja de Redensity 1 es que su fórmula contiene ácido hialurónico no reticulado, que es prácticamente igual al que genera nuestro propio organismo.

Por eso, el efecto es sumamente natural y con una incorporación inmediata a tu vida normal tras el tratamiento.

Además de ácido hialurónico no reticulado y de alto peso molecular, se ha formulado con un complejo dermo-reestructurante compuesto por 8 aminoácidos, tres antioxidantes, dos minerales (zinc y cobre) y vitamina B6.

La aplicación se realiza mediante micro inyecciones o infiltraciones en abanico con finísimas cánulas, según la zona a tratar.

La inflamación es mínima y los pinchazos son prácticamente imperceptibles a los pocos minutos, lo que permite mayor flexibilidad, al no interferir en nuestra vida cotidiana como ocurre con otros tratamientos.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Para conseguir unos resultados inmediatos y acumulativos, los profesionales solemos recomendar tres sesiones en total, con intervalos de tres semanas entre una y otra.

Como mantenimiento, es aconsejable reforzar con una sesión tres veces al año o tan pronto como se perciba la necesidad.

Resultados

A corto y medio plazo se puede apreciar de manera visible y duradera una hidratación profunda, mejoría de la calidad cutánea, mayor luminosidad, mejora de la elasticidad y firmeza, más turgencia y engrosamiento de la piel (efecto “plump”), así como una disminución de la rugosidad y microrelieve, consiguiendo así una textura más lisa y uniforme.

Gracias a la reposición de ácido hialurónico que supone este tratamiento, los glicosaminoglicanos se incrementan en un 1.400%, logrando un incremento de la hidratación y turgencia a largo plazo, al tiempo que mejora la densidad de la piel, la firmeza y la elasticidad gracias al complejo dermo-reestructurante que refuerza la dermis.

Para quién lo recomendamos

La redensificación está indicada para rostro, cuello y escote y es apta para todos los rangos de edad.

Según el efecto que se desee conseguir, puede ser un tratamiento preventivo del envejecimiento cronológico o foto-inducido, pero también es perfecto como un protocolo regular tanto para corregir los signos de envejecimiento como para ralentizarlo.

Por supuesto, es un complemento ideal a otros tratamientos antiaging, , para obtener una revitalización profunda de la piel en momentos puntuales como cambios de estación, exposición prolongada al sol, frío extremo, etc.

Consúltanos tu caso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *