¿QUÉ ES LA PARÁLISIS FACIAL?

Es una disfunción del nervio facial sin causa detectable.

La parálisis facial más frecuente es la parálisis de Bell; principal causa de parálisis facial. Sucede de forma aguda y unilateral.
La parálisis facial se caracteriza por la pérdida o disminución de la función motora y sensorial del nervio. El hecho concreto es la inflamación del nervio, con el consiguiente edema y posterior compresión, lo que determinará una situación de isquemia y desmielinización y, como consecuencia de esto último, una disminución o ausencia de la conducción nerviosa y por tanto la parálisis o pérdida de la función del mismo.

La parálisis facial puede ser central o periférica según a qué nivel se produzca la lesión del nervio y cual haya sido el mecanismo causante.

Nos centraremos en el tratamiento de la parálisis facial periférica que se caracteriza porque se lesiona el núcleo del nervio y afecta a toda la hemicara.
Clínicamente el paciente presenta una facíes sin expresión en su lado afectado, los pliegues naturales desaparecen, el ángulo bucal cae hacia abajo, el ojo del lado afectado se observa exageradamente abierto y la mitad de la cara o parte de ella se aplana, perdiendo las arrugas naturales y quedando una cara inexpresiva.
La parte afectada no se puede mover de forma voluntaria ni involuntaria y al intentar cerrar del ojo, éste permanece parcialmente abierto y el globo ocular se proyecta hacia arriba dejando ver sólo la esclerótica blanca, es lo que se conoce como el Signo de Bell.

La incidencia aproximada de la parálisis facial es variable, se estima de 14-25 casos por cada 100.000 personas en un año o lo que es lo mismo, una de cada 60-70 personas en toda su vida.
Es poco frecuente en edad infantil y mayores de 65 años. Se afectan en igual medida hombres y mujeres con un pico de incidencia entre los 20 y 40 años.

En el embarazo el riesgo se triplica y también de ha observado como predisponentes la hipertendión arterial y la Diabetes Mellitus.

Las recurrencias afectan a un 8-10% de los pacientes

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS Y EL DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL?

Su fisiopatología es desconocida aunque la hipótesis más difundida es la inflamación del nervio que produce compresión e isquemia dentro del canal facial.
Se han propuesto diferentes tipos de mecanismos etiopatogénicos: genético, vascular, infeccioso, inmunitario y vírico por herpes simple tipo I (VHS-1). Desde el aislamiento del genoma del VHS-1 en el líquido endoneural de personas con parálisis de Bell, la activación de VHS-1 es ampliamente aceptada como la causa de la mayoría de los casos de parálisis de Bell.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico y suele presentar las siguientes características :

• Parálisis facial difusa con o sin afectación del gusto en los 2/3 anteriores de la lengua y de la secreción lagrimal y salivar.
• Inicio agudo, en ocasiones precedido de otalgia, curso progresivo y máxima paresia en las 3 primeras semanas.

Más de las dos terceras partes de las personas con parálisis de Bell, presentarán una completa recuperación de forma espontánea.

El pronóstico es mejor cuanto menor sea el grado de paresia. La mejoría clínica se consigue en el 85% de los casos en las 3 primeras semanas. Del resto, algunos mejoran entre 3 y 6 meses más tarde, pero en estos casos quedará alguna secuela.

En los estudios con mayor número de pacientes que no recibieron tratamiento alguno se encontró que el 71% presentan una recuperación completa de la función motora de los músculos faciales, el 13% presentan secuelas leves y el resto (16 %) sufren secuelas permanentes de moderadas a graves con contracturas musculares y discinesias. Estos resultados son similares a los encontrados en otras series.

Los síntomas de este padecimiento aparecen repentinamente o se desarrollan en pocos días. Sus síntomas iniciales pueden ser:

• Dolor debajo del oído que precede a la debilidad y parálisis
• Zumbidos en los oídos
• Fiebre ligera o cuadro catarral previo
• Alteración auditiva ligera
Los síntomas de la parálisis facial cuando sucede son:
• Debilidad o parálisis facial con:
• Incapacidad para arrugar la frente y pérdida de arrugas en la misma.
• Incapacidad para sonreír
• Caída de la comisura de la boca
• Babeo o dificultad para beber liquidos o soplar
• Lagrimeo o Imposibilidad para cerrar un ojo
• Sentido del gusto dañado
• Sensibilidad al sonido en un oído
• Dolor de oído
• Dificultad para hablar o pronunciar palabras

 

¿CÓMO SE TRATA?

Tratamiento Médico en la fase aguda
Tratamiento Rehabilitador
1. Calor local: compresa húmeda-caliente por 10 minutos en la hemicara afectada, para mejorar la circulación.
2. La Electroterapia está contraindicada y su uso empeora el pronóstico estético y funcional
3. Reeducación muscular frente a espejo: las principales acciones van encaminadas a lograr el correcto funcionamiento de la oclusión del ojo y de la boca y se debe realizar siempre dirigido por un profesional y no en fase aguda.
4. Ejercicios de estiramiento y masoterapia de la musculatura afecta y sana en ambas hemicaras.
5.Tratamiento con toxina Botulínica en fase Aguda y de Secuelas para mejorar la funcionalidad y la simetría facial.
6. Tratamiento quirúrgico de las secuelas.

Clínica Martos Bances, especialistas en parálisis facial