Mindful eating: la dieta que no lo es

mindful eating

Un término en auge en los últimos años, la alimentación consciente o Mindful Eating (como se conoce en EEUU) te enseña a comer sin dietas: se trata de aprender a relacionarte de manera sana con la comida.

Comer sin ganas, por aburrimiento, ansiedad, estrés, insatisfacción o miedo. Comer por comer y sentirse culpable después…en definitiva una relación insana con la comida.

Tiene su origen en el ‘mindfulness’ -conciencia plena- del Dr. Jon Kabat-Zinn de la UMASS, de Massachusetts, y en su programa de reducción de estrés, así como en técnicas de inteligencia emocional. No pone la atención en qué comer, sino en cómo y para qué comemos.

Algunas recomendaciones de este método:

  • Bebe un vaso de agua antes de sentarte a comer.
  • Comer siempre sentado, esto te prepara mentalmente para comer sin ansiedad.
  • Para evitar el comer compulsivamente entre bocado y bocado, soltar los cubiertos y dejarlos en el plato.
  • Masticar despacio, saboreando los alimentos.
  • No te llenes, no te quedes con la sensación de estómago lleno. Eso que nos han enseñado de no dejar nada en el plato no es buena recomendación, si ya te has saciado no tienes que seguir comiendo
  • No comas si no tienes hambre
  • Come de todo, lo importante no es lo que comes sino cuanto, si nos ponemos alimentos prohibidos aumenta la tentación.

Ten una relación sana con la comida. Pregúntanos como.

Clínica Martos Bances, especialistas en nutrición