Mesoterapia Corporal

La Mesoterapia Corporal consiste en la administración de una mezcla de sustancias homeopáticas mediante pequeñas inyecciones intradérmicas en las zonas afectadas, disolviendo la grasa acumulada y provocando una reducción del volumen. También consigue activar la circulación sanguínea y linfática, ayudando a la eliminación de líquidos y toxinas.

Las zonas más frecuentes de aplicación son los glúteos, el abdomen, las cartucheras y los muslos.

Los efectos son visibles entre la quinta y sexta sesión e inicialmente se recomienda su realización dos veces por semana. Durante la aplicación pueden aparecer pequeños hematomas, por lo que se recomienda evitar la exposición solar.

Se recomienda beber al menos, 2 litros de agua diarios así como ingerir sustancias que favorezcan el drenaje y la eliminación de toxinas.
 La mesoterapia se caracterizan por ser: reductora, alisante, drenante, reafirmante, cicatrizante, reconstructora, estimuladora y antienvejecimiento prematuro.