Menopausia: ¿se sube de peso?

Menopausia y peso
menopausia y peso

Muchas mujeres piensan que el hecho de subir de peso durante la menopausia es algo que no se puede evitar. Que el metabolismo actúa de esta forma y que es muy difícil controlarlo.

Cuando la menstruación va desapareciendo de forma gradual de nuestra vida, ello implica que estamos produciendo menos estrógenos. Cambios hormonales, que a su vez, se reflejan en nuestro cuerpo y en nuestro estado de ánimo.

Hay zonas del cuerpo que siempre están revestidas de una capa de grasa. Hagas dieta o deporte, tiendes a acumular en esos puntos críticos. Y en la menopausia se agravan:

Brazos: tras la menopausia la grasa se redistribuye a zonas del cuerpo más comunes de los hombres. Es entonces cuando aparece la flacidez y la grasa en los brazos.

Tira de sujetador: en la lactancia, el pecho y la espalda se recubren de una capa de grasa. Tras ésta suele permanecer y es difícil de eliminar. No uses ropa interior que te apriete.

Tripa: como consecuencia de la menopausia y el cambio hormonal, también se vuelve una zona más prominente.

Michelín: En las edades más fértiles, el cuerpo se prepara para la maternidad. Envía todas las reservas (grasas) a las zonas que protegerán el feto. También se acumula grasa aquí en la menopausia.

Cartucheras: las hormonas femeninas (sobre todo en las mujeres con tipo de cuerpo pera) predisponen a acumular grasa aquí.

Muslo: muy vinculado a la celulitis. Las hormonas ralentizan la circulación y acumulamos más toxinas y grasa.

Ahora bien, siendo conscientes de las alteraciones que este proceso va a ocasionar en nuestro cuerpo, es recomendable contar siempre con el consejo de los médicos.

Lo que tenemos que tener claro las mujeres es que nuestro cuerpo, en esta etapa, necesita menos aporte calórico, y que ello no supone tener que “comer menos”, se trata de comer “mejor”.

Menopausia y peso, puedes evitarlo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *