Grasas buenas y malas, en qué alimentos encontrarlas

Hoy vamos a abordar un artículo sobre las grasas, y que es eso que tanto se habla de las grasas buenas y malas.
En primer lugar aclarar que las grasas son necesarias para vivir. No podemos sustituirlas ni eliminarlas de nuestra dieta diaria.

grasas buenas y malas
La grasa es un nutriente que se ha estigmatizado como algo que se debe evitar.
Aunque no lo creas la grasa tiene nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita para estar sano.

Por eso, en lugar de eliminar la grasa de tu dieta, es mejor saber distinguir entre las grasas buenas y malas, y eliminar ciertos tipos de grasas e incluir otros.

Grasas buenas

Las grasas insaturadas son las que llamamos “grasas buenas”, ya que ayudan a cuidar el corazón. Son de dos tipos: poliinsaturadas y monoinsaturadas.

Aceite de oliva virgen.  Los aceites vegetales son ricos en omega 6. Aliña ensaladas para añadirlo siempre a tu dieta.
Aguacate Pese a su contenido calórico es grasa saludable que, además, contiene un alto contenido en fibra, proteínas, vitaminas, fitonutrientes, minerales y bajo contenido en azúcar.
Pescados azules  Como sardina, boquerón, la caballa o el salmón. Los puedes tomar varias veces a la semana.
Frutos Secos  Las nueces, almendras o avellanas aportan omega 3 y es recomendable consumirlos sin salar, ni freír, ni tostar, es decir, crudos. Toma 6 unidades al día.
Semillas  Las semillas que tienen más ácidos grasos esenciales son la amapola, lino, girasol, chía, sésamo y calabaza. Ayudan a tener buenas condiciones físicas y mentales

Grasas malas

Las grasas saturadas y trans son las que llamamos “grasas malas”. El exceso de grasas malas en la alimentación puede ser una de las principales causas de tener los niveles de colesterol elevados.

Embutidos. Son ricos en grasas saturadas, colesterol y sodio.
Alimentos precocinados Es mejor que apuestes por alimentos frescos y elaborados por ti.
Carnes Rojas Suponen un mayor aporte de grasas saturadas frente a las carnes blancas.
Bollería industrial. A estos productos se les suele añadir aceites vegetales que contienen grasas saturadas (de palma, coco, palmítico o grasas hidrogenadas, por ejemplo)
Fritos o comida rápida. Suelen estar cocinados con grasas trans (grasas saturadas, modificadas químicamente) y elevan el colesterol.
Mantecas. Algunas margarinas ya les han incorporado grasas más saludables, pero mejor lee la etiqueta nutricional para ver la composición.
Quesos muy grasos. Contienen una proporción importante de grasas saturadas, es decir, no saludables.

Clínica Martos Bances, tu clínica de diética y nutrición en Tenerife.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *