Dietas a juicio

dietas milagro

De entrada te tenemos una mala noticia: no hay fórmulas mágicas para perder peso.

Cada año, y más en la época estival, se multiplica la publicidad de las llamadas dietas milagro, dirigidas sobre todo al público femenino y que, en general, carecen de aval científico.

El mensaje subliminal es adelgazar rápido y sin esfuerzo, sin aclarar las consecuencias que puede acarrear para la salud, como la falta de nutrientes esenciales, o la probabilidad de sufrir el fenómeno conocido como efecto yo-yo, y que consiste en que al abandonar la dieta  lo habitual es engordar más kilos de los que se han conseguido perder.

Y ya si hablamos de Internet, apaga y vámonos, miles de entradas de Google, invitándote a realizar dietas para adelgazar muy rápido y sin ningún esfuerzo.

Hoy vamos a ver la paleodieta y la fast 5:2, tomando prestadas las palabras de científicos muy reputados:

Paleodieta

Defiende una alimentación al estilo de nuestros antepasados del Paleolítico. Se suprimen los alimentos procesados, los cereales y las legumbres, priorizando el consumo de alimentos frescos. La razón por la que se obtienen buenos resultados es la consecuencia directa de eliminar los alimentos procesados y ultraprocesados.

No permite la ingesta de alimentos refinados, así, no podríamos consumir harinas y sus derivados, pastas ni arroz, como así tampoco sería posible consumir azúcar y dulces.

Asimismo, no se incluye en esta dieta el consumo de lácteos, ni leche, ni yogur o quesos.

La dieta básicamente consiste en una alimentación rica en carnes rojas y blancas, no fiambres ni embutidos, y sobre todo, frutas y verduras frescas así como frutos secos y/o semillas.

“Es difícil atribuir a sus particularidades los beneficios que defienden”, según María Manera Bassols, miembro de la Sociedad Científica Española de la Dietética y Nutrición (SEDYN). Y según el Grupo de Revisión Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, puede derivar en debilidad, riesgo de fractura ósea, ganancia de peso a largo plazo, síndrome metabólico, daño renal, depresión, etc..

Fast 5:2

Se basa en comer de todo cinco días a la semana y los dos restantes, reducir la ingesta a 500-600 calorías.  “El ayuno intermitente solo será saludable si la pauta de alimentación también lo es”. Por lo que no valdrá si nos dedicamos a comer comida llena de hidratos y grasas los cinco días libres. Según los autores de una revisión sistemática de la Universidad de Utah (EE UU), no existen suficientes estudios para observar efectos positivos, descartar riesgos y por lo tanto recomendarlo, aunque hay quien defiende que el ayuno intermitente es sano.

 

Nuestra recomendación para adelgazar es seguir una dieta equilibrada y supervisada por un médico

Pregúntanos por nuestras dietas personalizadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *