Acido Hialurónico

El ácido hialurónico es un componente de nuestra piel, que sirve como soporte del colágeno y las fibras de elastina. Su función principal es mantener la piel firme e hidratada, ya que es capaz de absorber hasta 1000 veces su peso en agua. A partir de los 20 años, aproximadamente, la piel va perdiendo su capacidad de retener agua, y es cuando comenzamos a ver las arrugas finas en nuestra piel.

El ácido hialurónico, además de alisar las arrugas, estimula la producción de colágeno, lo que multiplica y prolonga el resultado rejuvenecedor. Entre sus indicaciones destaca: realce de los labios y pómulos, efecto de revitalización démica en cara, cuello, escote, manos, etc., así como para atenuar arrugas por flacidez o expresión y para reducir las cicatrices del acné.

El ácido hialurónico previene la formación de radicales libres y por tanto del envejecimiento. No necesita test de alergia al ser un material biocompatible y se inyecta superficialmente en la piel integrándose de manera natural en los tejidos; sin producir fibrosis por reacción a cuerpo extraño y, por lo tanto, sin alterar las características de la piel. Es más, tiene un efecto beneficioso para la misma proporcionando una mayor hidratación y aportando, mientras dura el efecto del implante, volumen a la dermis. Es decir, actúa por efecto de relleno e hidratación tisular.

Es un material reabsorbible, por lo que su duración es limitada en el tiempo, oscilando entre 6 meses a 1 año, dependiendo de la indicación para la que se utilice.

Las indicaciones de uso para el ácido hialurónico son múltiples, dentro de ellas las más frecuentes son para: corregir arrugas en frente, entrecejo, nasales, surcos nasogenianos marcados, código de barras alrededor de la boca, perfilado labial, aumentar el volumen de labios, eliminar las líneas de marioneta en la boca y suavizar el surco horizontal del mentón.

Labios

Relleno de los labios, hidratación, revitalización y perfilado, proyección y aumento, corrección del código de barras y comisuras con ácido hialurónico.

La técnica consiste en la aplicación del producto mediante agujas muy finas y previa anestesia local. El tratamiento es rápido y los resultados son visibles desde la aplicación del producto. Tras el mismo, la paciente puede estar un poco inflamada en los dos primeros días pero posteriormente el resultado es natural y tras haber valorado las necesidades de cada paciente y el objetivo a conseguir  se puede valorar un retoque al mes.

Contorno de ojos

Contorno de ojos: ojeras, bolsas y arrugas de expresión (Patas de gallo)

Para el tratamiento de esta área podemos utilizar el ácido hialurónico. Es un tratamiento muy natural, reabsorbible y dirigido especialmente para las líneas finas y arrugas de expresión en esta área. Se inyecta de forma indolora, con microcánula para evitar hematomas.

El objetivo del tratamiento es nivelar la discontinuidad que se crea entre el pómulo y las bolsas de las ojeras. Las infiltraciones harán desaparecer de una forma inmediata la mirada cansada, mejorarán las arrugas por flaccidez bajo el párpado inferior y reducirán la sensación de bolsas. También se consigue un efecto de atenuación de la coloración de la ojera disminuyendo el color oscuro de la misma.

El tratamiento se combina con toxina botulínica haciendo que el efecto se más completo y duradero. El objetivo final es conseguir una mirada descansada, como si estuviera: “recién llegada de vacaciones”.